3 momentos de humor que desagradaron en los Óscar

0

La ceremonia de entrega de premios de la Academia, los Óscar, es un buen ejemplo para hablar de la delgada línea que separa al sentido del humor de la agresión, sobre todo si se trata de humor negro. Se trata un evento artístico, donde los trajes de etiqueta se mezclan con el humor más cotidiano y las situaciones más controvertidas. No siempre se sigue una línea formal, y los presentadores están casi obligados a divertir al público a cualquier costo. Sin embargo, la última entrega de premios (Oscar 2015) fue bastante criticada por los chistes que se emplearon, muchos de ellos, tildados de groseros o hasta de racistas. A continuación mencionamos los 3 momentos más criticados por el humor negro manejado por sus autores.

1. La mala pronunciación de Neil Patrick Harris

Un presentador debe ser impecable. Incluso cuando quiera ser chistoso. A lo largo de la ceremonia, el presentador Neil Patrick Harris pronunció mal los nombres del actor Chiwitel Ejiofor, cambiándolo por  Chitiwel Ejiofor, además de fallar dos veces con el apellido de David Oyelowo y una vez más a la actriz Margot Robbie.

Sin embargo, todo esto se trataba de un chiste que se develó al final, cuando Harris leyó las “predicciones” que había depositado en una cartera antes del show. Afirmaba que “había pronunciado mal el apellido de Ejiofor para concientizar acerca de su buena pronunciación”. A muchos espectadores el chiste no les hizo demasiada gracia, y fue tomado más como una falta de respeto para los actores en cuestión.

2. Neil Patrick Harris: otra broma sin empatía

“Hacen falta pelotas para usar un vestido como ese”, fue el chiste que Neil Patrick Harris hizo a la ganadora del Oscar a mejor corto documental, Dana Perry. Todo hubiera estado bien, de no ser por que Perry había acabado un discurso donde contaba del suicidio de su hijo. Totalmente falto de empatía.

3. El chiste de Sean Penn a Alejandro González Iñárritu

Tal vez uno de los momentos más polémicos de la noche llegó al final: cuando el antes galardonado Sean Penn fue la voz que anunció el Óscar a mejor película. Después de leer la tarjeta, Penn quedó unos segundos en silencio, para luego exclamar una frase que dejó descontentos a muchos: “¿Quién le dijo a este desgraciado su tarjeta de residencia?”, en referencia al mexicano Alejandro Gonzáles Iñárritu.

Automáticamente, las críticas en las redes sociales apuntaron que el chiste tenía tintes racistas o xenófobos contra la población mexicana radicada en los Estados Unidos. Frente a la polémica, Penn ha señalado que es amigo de Alejandro Gonzáles, y que incluso fue dirigido por él en la película “21 gramos”. El mexicano, por su parte, refirió que la amistad con Penn era “así de dura”, y que solían intercambiar bromas de ese tipo.

Compartir.

Autor

Sr. Protocolo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: