¿Cuál es el protocolo en la gala de los premios Óscar? (I)

0

Es el evento internacional más importante de la industria cinematográfica. Lleno de glamour, elegancia y talento, los Óscar es organizado hasta el más mínimo detalle, pues no hay lugar al error, ni mucho menos al vacío ante algún imprevisto. En esta primera parte, te contaremos todos los detalles que trae consigo el protocolo de los premios de la Academia.

La alfombra roja

“La alfombra roja tiene 3 misiones fundamentales: en primer lugar, que la gente ingrese de manera ordenada; segundo, facilite la toma a los fotógrafos; y tercero, aparte de su función de ordenar, la alfombra roja ofrece ese boato que los invitados desean”, asegura Carmen Thaus, profesora de Protocolo y Comunicación en la Universidad Complutense de Madrid.

La llegada de las estrellas a la premiación requiere de una milimétrica coordinación, la cual se lleva a cabo entre la Academia y los representantes de las estrellas. Las situaciones que se quieren evitar mediante esta programación son por ejemplo: que no coincidan dos nominados en la misma categoría, o evitar que una ex pareja comparta momento en la alfombra.

Oscar_ Reuters

Otro detalle a resaltar es el tiempo que los actores pasan en la alfombra roja, el cual posee 150 metros de largo: “Los organizadores cuentan con la complicidad de los publicistas de las estrellas, que van guiando a los actores hacia los puestos de entrevistas y calculan el tiempo que le dan a cada periodista”, detalla Marina Fernández, Directora de RRII de Grupo Escuela Internacional de Protocolo.

La alfombra roja se apertura a las 2 de la tarde. Según Marina Fernández, a su llegada, las estrellas “acceden a una especie de tienda de campaña al inicio de la alfombra. Aquí se darán los últimos retoques, traguito a bebida isotónica y se asegurarán de que están perfectos para ponerse frente a las cámaras”.

Los agradecimientos

Los actores nominados están preparados por si acaso obtienen el Óscar. Si han escrito un discurso, los actores deben sabérselo de memoria, de esta manera podrán acortarse los tiempos y acelerar la ceremonia.

“El problema con los premios de la Academia, es que las ceremonias eran tremendamente largas, de hecho duraban 4 horas, era una barbaridad”, nos dice al respecto Carmen Thaus.  Por tal razón, el año 2001 la Academia ofreció un regalo a aquel que recibiera el Óscar y diera el agradecimiento más breve: un televisor.

sdfsdfsd

En el 2001 Julia Roberts se tomó el tiempo necesario para dar su discurso al ganar el Óscar: “Ya tengo un televisor”, sentenció aquella vez.

La entrega del premio

Hasta el año 1988 se empleó la frase “the winner is”, sin embargo, para darle importancia al trofeo, se determinó usar desde ese momento la frase “the Oscar goes to”, y evitar alentar un ambiente de competición.


Fuentes:
http://www.marie-claire.es/
www.protocolo.org
Compartir.

Autor

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: